¡Sígueme en Facebook!

 

. PSICONSEJOS GENERALES .

 

La Psicología es, en síntesis, la disciplina que estudia el comportamiento, los procesos cognitivos y los procesos afectivos del sujeto en relación con el ambiente, además de su sensación y de su percepción. Por otro lado, según la línea teórica del profesional son los métodos de investigación que emplea, no obstante, el Método Científico es por definición el principal.

Consulta de psicólogo

En la consulta del psicólogo puedes resolver muchas clases y tipos de problemas personales, e inclusive no necesitas tener problemas que requieran atención clínica en Psicología, sino que basta con que requieras de opiniones expertas, orientaciones especializadas, informes psicológicos escolares o laborales, o ser examinado con herramientas, instrumentos (test psicológicos) y técnicas adecuadas para la generación de certificados psicológicos para fines especiales.

Pero la consulta del psicólogo no lo es todo: un psicólogo puede colaborar en un proyecto que tenga relación con aspectos de la mente, como lo es dictar clases, dar charlas, crear material de estudios, relatoría de capacitación, e inclusive si tiene los conocimientos adecuados ayudarte en la creación u optimización de una organización basada en personas.

Un psicólogo puede operar también en muchos otros campos afines a su profesión: educación (psicólogo educacional), trabajo (psicólogo laboral o psicólogo organizacional), judicial (psicólogo jurídico o psicólogo forense), deportes (psicólogo deportivo), social (psicólogo social), y más. Una consulta de psicólogo no lo es todo.

¿Necesito atenderme con un psicólogo?

Primero que todo debes definir tu problema o requerimiento. Básicamente, si eres capaz de resolverlo por tu propia cuenta de manera óptima, sin generar problemas para ti, ni para otros, entonces la respuesta es: no necesitas ir a ver un psicólogo a menos que quieras comprobarlo.

Por el contrario, si no te sientes capaz de hacerlo por tu cuenta, o si lo haces puedes dañarte o perjudicar a otros, entonces la respuesta es: necesitas ver a un psicólogo. Si no fuese el profesional adecuado, o si se necesita de la intervención conjunta de otros profesionales (por ejemplo: psiquiatra, neurólogo o psicopedagogo) éste te lo dirá.

¿Cómo identifico un psicólogo adecuado para mi?

Primero que todo debes sentir comodidad y conocer su experiencia en casos como el tuyo. También es positivo que busques información de él(ella) en Google o que otras personas te den referencias. El tema de los precios es importante, pero si puedes pagarlo pues hazlo o pídele que te haga un precio especial (más abajo me refiero a los precios). Como dato, las isapres reembolsan el dinero.

Consulta psicológica

Respecto al sexo (hombre o mujer), pues depende de que prefieres. Tal vez te sea más fácil y cómodo hablar de tus temas con un hombre, o quizás con una mujer. Eso lo debes definir tu, a menos que tengas acceso a un experto de buena calidad y que no tengas chance de escoger del otro sexo; en ese caso te toca tratar de adaptarte, o claro, no ir a ese experto y decantar por alguien del sexo que quieres aunque la intervención sea de menor eficiencia.

Escoger un profesional según su orientación sexual es un problema: no es común que la publiquemos en nuestros avisos, pero de todos modos no pierdes nada preguntándole vía telefónica o por email.

Por otro lado, un psicólogo con bastante experiencia en la vida es generalmente más hábil que uno con poca.

Esto ocurre porque al con más experiencia le resulta más fácil entender, comprender y empatizar con los problemas ajenos y las implicancias psicosociales relacionadas. Dicho de otro modo, es más sabio o “zorro” quien ha vivido más situaciones de vida y ha aprendido de ellas ¡Ten cuidado! no me refiero a la edad, sino que al kilometraje recorrido.

Cuidado con el tipo de dependencia al psicólogo

Es completamente normal y saludable que un paciente genere cierta dependencia hacia su psicólogo cuando asiste a su consulta, esto sirve para reforzar el vínculo terapéutico y de cierta manera permitir que el profesional y el usuario puedan trabajar sin muchos obstáculos, optimizando y aumentando la efectividad, rapidez y profundidad de las intervenciones.

Psicólogo en Santiago

Este tipo de dependencia se va reduciendo (manejada por el psicólogo en su consulta) a medida que la persona logra avances y se aproxima a su alta, para finalmente recuperar o aumentar la autonomía que tenía antes del problema, o lograr una autonomía que no tuvo nunca.

Este tipo de dependencia hacia el psicólogo se puede comparar con el bastón que utiliza un paciente intervenido de una pierna: da soporte, ayuda terapéutica, y a medida que va sanando lo va dejando hasta por fin no necesitarlo.

No obstante, existe un tipo de dependencia que es negativa. Se produce cuando el profesional se dedica a asegurar su ingreso mensual en vez de ayudar. Para esto basta con decirle al paciente aquello que alimente su ego para asegurarse que vuelva por más, y mantenerlo inclusive por años. Funciona porque la mayoría de las personas con algún grado de problema psicológico tiene al mismo tiempo un grado de egoísmo mayor al saludable, entonces, alimentando ese ego se “engancha” por debajo de la mesa al usuario.

Sin embargo, para saber si estás en buenas manos lee lo siguiente.

¿Cómo se si voy mejorando con la intervención?

Estudios estadísticos realizados por la OMS y otros han señalado que en promedio un tratamiento psicológico dura entre 6 y 8 meses.

Aproximadamente, entre el 1° y 3° deberías darte cuenta que hay mejoras significantes; entre el 3° y 6° las mejoras deberían ser significativas (importantes y evidentes); y entre el 6° y 8° deberías estar logrando el alta clínica.

Okay, debes tener en cuenta que estos son datos en promedio para casos promedio. Si tu caso es de mayor o menor complejidad o gravedad los tiempos podrían variar. También impacta el Modelo Psicológico que usa el psicólogo (por ejemplo el Psicoanálisis y sus derivados son lentos) junto con las técnicas y habilidades. También afecta muchísimo tu propia voluntad por solucionar realmente el tema: si no tienes consciencia del problema es casi imposible solucionarlo, pero si eres consciente y quieres resolverlo, la intervención es poderosa.

Ante las dudas, siempre te queda pedir una segunda opinión en la consulta de otro psicólogo.

¿El precio sirve para estimar la calidad del psicólogo?

Primero que todo la sociedad chilena (sobre todo dentro de ciudades grandes) es extremadamente clasista, otorga un exagerado valor a la forma de las cosas y no le da suficiente importancia al fondo. Es decir, basa sus juicios de valor en cuanto a la apariencia y no al contenido; no presta mucha atención a conocer lo que hay bajo la superficie.

Este grave problema en la forma de entender el mundo impacta directamente en el valor que se le da a la Psicología en Chile ¿Por qué? Pues porque la Psicología trabaja “dentro” de las personas: no se ve, no se toca, no se huele, no se escoge su color. No tiene una “apariencia de catálogo”, por tanto no se puede mostrar directamente para que el usuario evalúe y conozca el servicio tal cual es antes de comprarlo.

Consulta psicológica convenio isapres

Por otro lado, los psicólogos sabemos que la gente tiende a gastar su dinero en cualquier otra cosa menos en Salud Mental. Se sabe que el 80% de los chilenos no gana lo suficiente para ahorrar de manera relevante. También existe creencia irracional que “una pastilla te arregla los problemas”, por tanto, los psicólogos sabemos que alguien con problemas tenderá a optar por un médico que le dé un fármaco para reducir o eliminar los síntomas, en vez de acudir a un psicólogo para solucionar el motivo de los problemas.

Frente a este panorama de sociedad “casi medieval” los psicólogos independientes con consulta particular no podemos cobrar lo que realmente vale nuestro trabajo experto. Claro, hay quienes cobran caro porque apuntan a un público económicamente pudiente y deben costear arriendos en sectores de clase alta; otros cobran barato porque apuntan a un público de bajos ingresos y deben pagar arriendos bajos. Otros como yo, apuntamos a un publico intermedio.

En clínicas, isapres, y similares los pacientes llegan solos y la misma organización fija los precios a su propia conveniencia corporativa.

Por lo tanto, y respondiendo a la pregunta: el precio del profesional no sirve de referencia para conocer su calidad, sino que solo permite conocer el público de su preferencia (que puede ser por motivos personales; estrategia de mercado; cercanía con el hogar; proximidad con otro trabajo; etc.) o de preferencia para la organización (ganar por precio, o ganar por cantidad). Si quieres estimar la calidad básate en la pregunta de más arriba: “¿Cómo identifico un psicólogo adecuado para mi?”.

¡No me atrevo a ir al psicólogo!

La Psicología es una profesión, es un trabajo. Hay muchos mitos tontos respecto a los psicólogos y esos mitos ayudan a que muchas personas nos tengan cierto temor o que crean que “hay que estar loco para ir al psicólogo”.

Consulta de psicólogo particular en Santiago

La realidad es que nuestro único propósito es ayudarte a mejorar tu calidad de vida, y para eso aplicamos un montón de montones de conocimientos, técnicas, herramientas e instrumentos en la consulta psicológica.

Constantemente estamos atentos a todo lo que comunicas, verbal y no verbalmente; al mismo tiempo estamos procesando y comparando lo que observamos con lo que sabemos de Psicología; elaboramos hipótesis de trabajo, las vamos confirmando o descartando; utilizamos técnicas para profundizar mejor lo que comunicas; identificamos tus cualidades personales, detectamos tus fortalezas y debilidades; vamos armando un mapa completo sobre tí y la situación; calculamos posibilidades y predicciones de comportamientos y de sus resultados; y más.

Todo al mismo tiempo, en silencio y sin que te des cuenta.

¿Pensar que alguien te está conociendo te genera una sensación extraña? Pues si te ocurre, es normal. A casi todos nos perturba esa idea, no obstante, si realmente quieres mejorar tus temas es necesario que la persona que te ayuda te conozca lo suficiente. Los psicólogos cuando trabajamos en consulta no juzgamos si el paciente es “buena o mala persona”, no te comparamos con los demás, únicamente te queremos ayudar de la mejor manera posible y todo queda en secreto.

Si te da temor ir al psicólogo, pues define qué es lo que realmente te da temor: ¿es ir a la consulta del psicólogo únicamente? ¿es el temor que te muestre lo que no quieres ver? ¿es no querer confirmar tus sospechas de algo? ¿es el temor a asumir que tienes cosas que puedes mejorar o redireccionar? Sea lo que sea, si meditas un poco verás que siempre ese temor va en tu propia dirección, es el temor a sentir emociones desagradables que pueden cambiar tu forma de ver ciertas cosas y que te impulsen a realizar un cambio personal. Pero bien, si eres capaz de enfrentar tus temores a sabiendas que es para mejorar tu propia calidad de vida, pues actúa y hazlo. De todos modos el psicólogo te va a ayudar en la consulta, es su misión, así que estarás protegido(a).